sábado, 14 de abril de 2007

¿Recuperable en vez de discapacitado?

Incluyo a continuación un fragmento de un artículo de opinión escrito por Justo Ortega Torres y publicado el martes 23 de enero de 2007 en el diario Información de Alicante. Este artículo está relacionado con mi comentario ¿Minusválido, inválido, disminuido, incapacitado o discapacitado? y propone un nuevo término para sustituir la denominación de "discapacitado" o "persona con discapacidad" que se emplea hoy en día:
El individuo con discapacidad como individuo recuperable
[...]
La introducción del término "discapacitado" para etiquetar a una persona es relativamente reciente. Atrás quedaron "retrasado", "subnormal", "tarado", "inútil", "imbécil", "deficiente", y otros términos aún más sonrojantes.

Escribí al servicio de consultas de la Real Academia Española de la Lengua, proponiendo un nuevo término que mejorase a "discapacitado". Me amparé en la definción que el Diccionario de la Real Academia da para el término "Recuperable": que puede o debe recuperarse.

Esto implicaría que se puede catalogar como "recuperable" a una persona que padece una condición que no tiene posibilidades de mejora, si existe el deber de al menor intentar mejorarla.

Me contestaron muy amablemente. La Academia no es juez ni árbitro, la Academia es Notario del uso del lenguaje. Si a una institución se le ocurriese nombrar un centro de ayuda, como "Centro de Atención al Recuperable Físico/Psíquico" y su uso se extendiera, la Academia como Notaria, recogería ese uso. Existe el deber de cuperar al individuo para la sociedad. En el recientemente celebrado en Madrid, II Congreso Nacional sobre Discapacidad y Universidad, Roser Romero, Secretaria de Organización de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica, nos confesaba su profunda amargura. A pesar de estar intentado durante muchos años, sensibilizar plenamente a arquitectos y políticos de que era un deber social normalizar el acceso de las personas con discapacidad, a los estudios universitarios, al mercado laboral, y a los lugares físicos, usando todo el peso de la ley, el avance había sido escaso. Recuperable: que puede o debe recuperarse.

Llamar "discapacitada" a una persona, le ayuda a autoimponerse una etiqueta que baja sus expectativas y en consecuencia su logro (Efecto Pigmalión negativo, científicamente probado desde hace muchos años). Llamar a una persona "Recuperable" le ayuda a autoimponerse una etiqueta que aumenta sus expectativas y por tanto su logro final, probado científicamente.

"Recuperable" no es un eufemismo, los avances científicos tienen ahora una velocidad que rebasa la más febril imaginación. "Tengo una discapacidad del 40% en mi brazo derecho", lo podemos transformar sin esfuerzo en "tengo una recuperabilidad del 40% en mi brazo derecho"; y esto último, los científicos con mucho esfuerzo, lo transforman en una "recuperabilidad del 20%", y esa cifra, no para de bajar, día a día.

Un individuo que padezca Alzheimer, enfermedad que le va a ir llevando progresivamente hacia la demencia y la muerte, es "recuperable": si le ayudamos a instaurar unas pautas de lectura, de memorización y repetición de palabras, de resolución de pequeños problemas, el proceso de deterioro se enlentece. "Recupera" años de vida y calidad de vida.

Existen centros de "rehabilitación y recuperación" desde hace más de cien años. Ya ha llegado la hora de cambiar la triste e injusta etiqueta de "discapacitado", aplicada a un ser humano.

Nuestros ciudadanos se merecen recibir ayuda en un "Centro de Atención para Recuperables Físicos y Psíquicos". Los científicos lo avalan..... y la Academia da permiso.

No hay comentarios: