domingo, 26 de septiembre de 2010

Tipografía web, ¿mejorará la accesibilidad?

La tipografía web (web typography) ha sido durante muchos años un punto débil del diseño web.

Los diseñadores de otros medios tradicionales, cuando empezaban en la Web querían emplear alguno de los cientos de tipos de letra que estaban acostumbrados a usar, y los programadores contestaban que no podían.

Los clientes pedían a gritos usar tal o cual tipo de letra que tenían en su ordenador y era muy difícil hacerles entender que no era posible, que había que utilizar y limitarse a Arial, Courier, Times New Roman, Verdana y poco más.

¿Qué problemas había con los tipos de letra?

Primero, no todos los ordenadores disponían (y disponen, ya que sigue igual en la actualidad) de los mismos tipos de letra y no existía un método para que se pudiese descargar y utilizar un tipo de letra que no existiese en el ordenador de forma transparente al usuario. Este problema se resolvió hace tiempo, pero la mayoría de los programadores y diseñadores lo desconocían (y muchos, la mayoría, lo desconocen todavía).

Segundo, no existía (ni existe) un formato de tipo de letra estándar y admitido por todos los dispositivos y sistemas.

Tercero, los tipos de letra tienen copyright, existe un comercio de tipos de letra, y no se pueden utilizar "libremente". Si se quería utilizar un tipo de letra "exótico" era necesario pagar una licencia.

Para solventar este problema, se emplearon todo tipo de técnicas, como poner una imagen con el texto o usar Adobe Flash para mostrar un texto. Pero estas técnicas  penalizaban la indexación del contenido de las páginas (el famoso SEO) y eran muy innaccesibles: para un ciego, el texto en una imagen no existe, a no ser que se proporcione un texto alternativo.

A su vez, para solucionar estos problemas, se desarrollaron unas técnicas llamadas reemplazo de imágenes (image replacement), como por ejemplo Fahrner Image Replacement, que lo que hacían era colocar un texto y encima, tapando el texto, una imagen con el texto mostrado con el tipo de letra que quería el diseñador.

Pero estas técnicas eran complicadas y artificiales, requerían mucho trabajo por parte del programador, en algunos casos eran incompatibles entre navegadores y no existía la técnica "perfecta" (siempre había alguna desventaja importante).

Afortunadamente, este panorama parece que va a cambiar y eso redundará en una mejora de la accesibilidad de las páginas web. Parece que los escollos que existían para poder descargar los tipos de letra se han solucionado con Web Open Font Format, un formato de tipo de letra específico para la Web.

Si, además, le sumamos que ya existe una gran variedad de tipos de letra de mucha calidad y gratuitos, como por ejemplo 10 Great Free Fonts for @font-face embedding o 40+ Excellent Freefonts For Professional Design, parece que ya tenemos la solución completada. ¿O no?

Por último, un par de artículos que nos orientan a la hora de crear (o elegir) una tipografía:

No hay comentarios: