domingo, 25 de septiembre de 2011

Una introducción sencilla a la accesibilidad web

El artículo A simple introduction to web accessibility de Ian Hamilton explica de una forma sencilla qué es la accesibilidad web. Según Ian, el primer paso es conocer quienes son las personas con discapacidad y cuales son sus necesidades.

Sólo hay cuatro tipos de discapacidad que estén relacionadas con la accesibilidad web: visual, auditiva, motora y cognitiva.

Discapacidad visual
Algunos tipos de discapacidades de este grupo son la miopia, la ceguera al color (daltonismo), el glaucoma y la ceguera completa.

Los consejos que proporciona son:
  • No dependas de pistas visuales
  • Utiliza colores con suficiente contraste
  • Utiliza un tamaño de texto adecuado
  • Haz que los enlaces sean fácilmente distinguibles
  • No dependas únicamente del color
  • Emplea los encabezados (h1, h2, h3, ...) correctamente
  • Garantiza que los enlaces tengan sentido fuera de contexto
  • Evita la ejecución automática de vídeos y audios
Discapacidad auditiva
Algunos tipos de discapacidad de este grupo son el trauma acústico, el trastorno de procesamiento auditivo y la sordera completa.

Como la Web es un medio principalmente visual, los usuarios con problemas auditivos no suelen tener muchos problemas.

El principal problema son los vídeos y la solución es muy sencilla, incluir subtítulos, aunque a veces puede ser costosa. Por ello, una solución alternativa es ofrecer la transcripción del audio.

[Nota: el autor de este artículo no explica que las personas con discapacidad auditiva pueden tener problemas de comprensión, por lo que la legibilidad de un texto es un aspecto a tener en cuenta si se quiere lograr una mejor accesibilidad]

Discapacidad motora
Algunos tipos de discapacidad de este grupo son la parálisis cerebral, el Parkinson y la distrofia muscular.

Se tiene que garantizar que una página se puede emplear exclusivamente con el teclado.

Además, hay que evitar que los elementos con lo que se puede interactuar, como por ejemplo los enlaces y los botones de los formularios, no son muy pequeños y no están muy cerca unos de otros. Además, hay que evitar las interacciones complicadas, como "drag&drop", y los interfaces de usuario en movimiento.

Discapacidad cognitiva
Algunos tipos de discapacidad de este grupo son el síndrome de Down, el autismo y la dislexia.

Las personas con discapacidad cognitiva tienen problemas para procesar la información. El consejo más obvio es simplificar la información que se ofrece, evitar un lenguaje complicado y plagado de acrónimos. Además, también ayuda a un gran porcentaje de usuarios que tienen problemas de comprensión.

También hay que evitar las animaciones y elementos en movimiento que puedan distraer al usuario.

También hay que evitar los elementos inesperados y la ejecución automática de los vídeos.

2 comentarios:

Towanda dijo...

Es fantástico lo que haces en tu blog.
Un saludo.

Juan Carlos Lorenzo dijo...

Está en tu línea, siempre ayudando a la gente. Saludos.