martes, 19 de junio de 2012

Dyslexie, una tipografía para mejorar la accesibilidad para las personas con dislexia

La dislexia es una de esas condiciones que se engloba en el cajón de sastre de las discapacidades cognitivas o intelectuales. En la Wikipedia podemos encontrar la siguiente definición de dislexia:
Se le llama dislexia (del griego δυσ- dificultad, anomalía y λέξις habla o dicción) a la dificultad en la lectura que imposibilita su comprensión correcta. Aunque convencionalmente el término se aplique también a la dificultad para una correcta escritura, en este caso el término médico apropiado es el de disgrafía. En términos más técnicos, en psicología y psiquiatría se define la dislexia como una discrepancia entre el potencial de aprendizaje y el nivel de rendimiento de un sujeto, sin que existan cualquier tipo de problema, ya sea sensorial, físico, motor o deficiencia educativa (según el DSM-IV).
Una vez tuve una alumna que era disléxica (seguramente habré tenido más, pero pasan desapercibidos) y era realmente brillante. Y son muchos los casos de famosos que se emplean de ejemplo de disléxicos con éxito, aunque quizás en muchos casos sean "leyendas urbanas". En realidad, no creo que sea positivo realizar estas distinciones, nadie comenta que "Pepito ha tenido éxito a pesar de llevar gafas", pero bueno, ahí queda mi comentario.

El proyecto Dyslexie es una tipografía desarrollada específicamente para facilitar la lectura de textos por parte de personas con dislexia. Según la página del proyecto, estudios independientes realizados por la Universidad de Twente en los Países Bajos han demostrado que las personas con dislexia cometen menos errores al leer textos con esta tipografía.

¿Cuál es el problema con las tipografías normales? En las tipografías normales suele primar el carácter estético antes que el funcional o práctico, aunque esto último también se tiene en cuenta en muchas ocasiones con el fin de mejorar la legibilidad de los textos.

Sin embargo, en las tipografías normales muchos caracteres son muy parecidos, como las combinaciones v/w, i/j y m/n. Además, las personas con dislexia a veces manifiestan un efecto en espejo y pueden confundir letras como b/d o p/q. Y según la tipografía, también pueden confundir c/o, i/l/1, etc.

En Dyslexie, las diferencias entre las letras conflictivas se ha enfatizado, con el fin de reducir las posibles confusiones. En la página The typeface Dyslexie se explican 10 correcciones que se han realizado.

Este tipo de letra no es gratuita, pero tiene diferentes precios según el uso que se le vaya a dar (personal, educativo o empresarial).

El problema que veo en esta tipografía es que quizás pueda empeorar la experiencia de los usuarios que no sufren dislexia. Se lo preguntaré a mi amigo Daniel Rodríguez Valero, experto en tipografía digital.

No hay comentarios: