lunes, 17 de septiembre de 2012

El lío de las guías de la accesibilidad web

Hace unos años, en el 2006, escribí la entrada La accesibilidad en la Web tiene que mejorar mucho, en la que hablaba de una entrevista que le habían hecho a Tim Berners-Lee, el padre de la Web. En la entrevista hizo un comentario muy interesante sobre las pautas o guías de accesibilidad web:
When OUT-LAW asked whether he thinks further regulation is necessary to improve accessibility, Berners-Lee declined to take sides. Diplomatically, he pointed out that regulation is not his field of expertise. "What I would say is that everyone should reference the same guidelines", he said.

His point is that W3C has written the de facto standard; but governments and non-governmental organisations have seen fit to write their own versions. "You can't design a site and try to make it compete with 152 different sets of guidelines from 152 different states," he said. "Keeping the standards homogenous is really important".

In short, everyone should follow WCAG.
Tim Berners-Lee nos dice: "No puedes diseñar un sitio e intentar que cumpla 152 grupos de guías diferentes de 152 diferentes países".

Afortunadamente, muchos países han adoptado las pautas del W3C, ya sea WCAG 1.0 o WCAG 2.0, directamente.

Otros, como España, las han adoptado de forma indirecta, con alguna ligera modificación, porque su ordenamiento jurídico no permite hacer referencia directa a WCAG.

¿Cuál es el beneficio de la situación que hay en España para los usuarios y desarrolladores? Ninguno.

¿Cuál es el perjuicio de la situación que hay en España para los usuarios y desarrolladores? Se me ocurren muchos, como por ejemplo, que si un producto está certificado que cumple WCAG, en España no tendría ninguna validez y se debería de volver a certificar conforme a la norma española. O si una empresa extranjera quiere hacer un desarrollo web en España se encontrará con que debe cumplir una norma extraña, que al final resultará que es WCAG, pero que a priori puede causar extrañeza y rechazo.

España, ninguna ventaja, todo problemas.

No hay comentarios: