lunes, 1 de octubre de 2012

Distinta accesibilidad, pero mismos problemas

Hace unos días leí el artículo ¿Y la accesibilidad? Cuando la estética prevalece sobre la arquitectura. Por el título del artículo ya se comprende que no va de accesibilidad web, sino de accesibilidad al medio físico. Y sin embargo, se podrían cambiar cuatro palabras del artículo y podría pasar por un artículo sobre accesibilidad web.

Recomiendo encarecidamente este artículo a todo el mundo, y en especial, a la gente que le interese la accesibilidad web pero quizás no lo tenga claro. Quizás este artículo le abra los ojos. Destaco algunas frases:
Lo que pasa es que esa búsqueda de la estética, del concepto más bien, tal vez le ha llevado a olvidarse de la accesibilidad.
[...]
Probablemente haya algún punto del edificio en el que una rampa o un pequeño elevador permita a una persona en silla de ruedas acceder al mismo, pero desde luego por la puerta principal no, algo que es mucho más grave de lo que a primera instancia parece, porque no conviene olvidar que el objetivo final de la accesibilidad es la integración.
[...]
La solución más obvia e inmediata que a todos se nos habrá ocurrido, es que esos tres escalones de la entrada se conviertan en una rampa. Pero esto me lleva a ir un poco más allá, a plantearme qué necesidad hay de hacer a una persona con movilidad reducida subir una rampa de varios metros, con lo que eso cuesta, cuando el proyecto se podía haber solucionado de manera que la entrada fuera completamente plana. Probablemente ninguna.

No hay comentarios: