viernes, 17 de mayo de 2013

¿Cómo se puede distinguir la usabilidad de la accesibilidad?

Sobre este tema he escrito varias veces:
También he puesto algunos ejemplos de cosas que "se venden" como usabilidad, y son también accesibilidad, o al revés:
En realidad, ¿qué más da? La "regla de oro" es tener siempre en cuenta al usuario y hacer las cosas pensando en él. Sin embargo, hay una diferencia muy importante entre la usabilidad y la accesibilidad, como vamos a ver a continuación.

Ayer me dejaron el siguiente comentario en mi entrada ¿Accesibilidad vs usabilidad?:
Coincido con que accesibilidad es un concepto más amplio y engloba la usabilidad, pero leyendo tu artículo me surgen dudas sobre si aspectos que me han enseñado entraban dentro de la usabilidad no corresponderán a accesibilidad, o si una servidora se está haciendo un lío sola.

Me refiero, por ejemplo, a intentar que una web tenga una fuente fácilmente legible, tanto en forma como en tamaño, colores contrastados,letra en negro sobre fondo claro, y no abrumar al visitante con animaciones innecesarias. Pensar en que el sitio sea "cómodo" para quienes, por ejemplo, tengan problemas de visión como la vista cansada o el daltonismo. Eliminar los capchas porque dicen que dificulta el acceso a las personas que son ciegas, etc.

Eso me lo han enseñado como usabilidad pero, ¿ tú dónde lo meterías ? ¿ En usabilidad o en accesibilidad ?
Para mí todo es un continuo, aunque con dos extremos que llamamos usabilidad y accesibilidad. Los problemas y soluciones que ambos estudian tienen diferentes niveles de usabilidad y accesibilidad. Y muchas veces, llamarlo de una forma u otra depende del punto de vista: un problema de usabilidad seguramente también es de accesibilidad, y al revés.

Pero hay una diferencia importante, y la palabra "cómodo" que se usa en la pregunta es una buena pista: para algunas personas, algo puede ser más o menos cómodo, pero se puede seguir usando; sin embargo, para otras personas puede suponer que no se pueda usar.

Por ejemplo, está claro que escribir un texto en color rojo sobre un fondo verde no es "cómodo" de leer (imagina toda una página), pero se puede leer. Sin embargo, para una persona con daltonismo, es imposible leerlo.

O un formulario con un captcha. Está claro que tener que contestar un captcha no es "cómodo", a veces nos equivocamos y hay que intentarlo varias veces, pero al final se contesta. Sin embargo, una persona ciega no puede contestar un captcha, por mucho que lo intente.

Y por poner otro ejemplo que no aparece en la pregunta que me dejaron, un vídeo con sonido de mala calidad y sin subtítulos puede ser difícil de entender, pero lo reproduces varias veces y al final entiendes lo que se dice. Sin embargo, una persona sorda, por mucho que lo reproduzca, nunca lo entenderá.

El mismo problema lo podemos entender como un problema de usabilidad o un problema de accesibilidad. Pero si se quiere realizar una distinción, la clave es detectar si el problema supone una barrera tan grave para ciertos usuarios que les imposibilita lograr su objetivo. Si es así, entonces se trata de un problema de accesibilidad.

Y por si alguien necesita una definición breve, ahí va una: la usabilidad busca que las cosas se puedan usar fácilmente por un conjunto de usuarios específico, la accesibilidad busca que las cosas se puedan usar por todas las personas.

1 comentario:

Inma Mapachito dijo...

Muchísimas gracias por la aclaración, Sergio :)