jueves, 18 de julio de 2013

La mala ortografía es mala, lo mires como lo mires

Hace un año escribí la entrada La buena ortografía ayuda a la accesibilidad web, en la que explicaba que la mala ortografía puede ser una barrera de accesibilidad.

Como en otras ocasiones, se vuelve a demostrar que un problema de accesibilidad que en principio puede parecer que sólo perjudica a unos pocos (las personas con discapacidad), en realidad perjudica a todo el mundo. El artículo La mala ortografía le cuesta caro a las ventas por internet dice:
Un empresario de internet asegura que la mala ortografía en inglés le cuesta millones de libras al Reino Unido. 
Charles Duncombe asegura que un análisis de las cifras de un sitio web con faltas de ortografía reveló que esto puede reducir las ventas en línea hasta en 50%.
Duncombe insiste que a la hora de contratar personal se ha visto sorprendido "por la mala calidad de su inglés escrito". 
Así que asegura que el gran problema para las empresas en línea no es la tecnología, sino la búsqueda de personal que sepa escribir correctamente.
Quizás un 50% es un poco exagerado, y no hay que creer la palabra de una sola persona, pero seguro que la mala ortografía sí que tiene influencia en la credibilidad de un sitio web, lo cual puede impactar en que los visitantes regresen o realicen algunas compras en un sitio web.