miércoles, 4 de mayo de 2016

Dos de cada tres personas con discapacidad consideran que las nuevas tecnologías pueden ayudar a mejorar su bienestar

Eso dice el informe Discapacidad, integración y el papel de las TIC, investigación liderada por el Observatorio de la Discapacidad Física y COCEMFE Barcelona, en colaboración con la Fundación VODAFONE.

La muestra del estudio fue:
De las 1.039 personas que se han entrevistado, el 9,4% tienen una discapacidad visual, un 5,9% auditiva y el 84,7% restante alguna otra discapacidad física. En el 51% de los casos la discapacidad tiene origen en una enfermedad, en un 26,5% en un accidente (la mitad de ellos de tráfico) y en el 22% restante es congénita o de nacimiento. Un 12% de los entrevistados no tiene un certificado de discapacidad que reconozca el grado.
Algunas de las conclusiones del estudio:
Dos de cada tres personas con alguna discapacidad física creen que las tecnologías ayudan o pueden ayudar a la mejora de su bienestar. Cuanto más joven y más formado, más convencido está de las ventajas de las tecnologías. Los que tienen una discapacidad visual o auditiva son los más convencidos. Asimismo, el 68,6% se conecta con alguna frecuencia a internet, casi un 50% diariamente (lo que representa veinte puntos menos que la población general). La edad, la formación y los ingresos son las variables que generan mayores diferencias. Así, cuanto más joven, más formado y con más ingresos, más conexión a internet. De hecho, el acceso a la red es prácticamente universal entre los menores de 45 años, pero, en cambio, la mayoría de los que tienen más de 65 no usan internet. 
Casi uno de cada cuatro dice que internet le proporciona autonomía e independencia. Pero es el acceso a la información y la facilidad para las relaciones lo que más se destaca como aportaciones de internet en la vida diaria. Los más grandes son los que ponen un mayor énfasis en las facilidades que supone para su vida cotidiana, y el 62,2% de los entrevistados dispone de un teléfono móvil inteligente (Smartphone). Un 13,1% de los consultados no dispone de teléfono móvil y más del 20% tiene un móvil convencional. El nivel de ingresos, los estudios pero sobretodo la edad son las variables en las que se aprecian más diferencias en el hecho de disponer o no de Smartphone: así, entre los más jóvenes casi el 90% dispone de un teléfono inteligente, el doble que entre los entrevistados de más edad.

No hay comentarios: