viernes, 20 de septiembre de 2013

La accesibilidad web como manifestación de la responsabilidad social corporativa

Lo de la responsabilidad social corporativa (RSC) siempre me ha sonado a engañufa: que una empresa tenga como objetivo realizar una contribución activa y voluntaria a la mejora social, económica o ambiental de su entorno, cuando tiene como objetivo maximizar sus beneficios y para ello no tiene inconveniente en explotar a sus trabajadores, engañar a sus clientes y destruir el medio ambiente, es, como mínimo, muy paradójico. Pero así es el ser humano, paradoja y contradicción en estado puro.

Un lector de este blog me pasó la referencia al artículo La autorregulación de la accesibilidad web como manifestación de la responsabilidad social corporativa (publicado en noviembre de 2010 o 2011, no está claro, aparecen dos fechas). Copio las conclusiones del artículo:
Es conocido por todos que las nuevas tecnologías repercuten en numerosos ámbitos de los países desarrollados. Entre los mismos, ocupa una destacada posición Internet. Aunque la red de redes tiene un alcance universal, posibilitando un número realmente elevado de actividades de diferente índole –ocio, laboral, etc.-, lamentablemente, no resulta accesible para todos los usuarios. Existen individuos que sufren diversas modalidades de discapacidad –visual, auditiva, etc.- así como personas de edad avanzada o incluso sujetos que recurren a determinados dispositivos –como, por ejemplo, de reducidas dimensiones- para los que deberían ponerse en práctica diferentes actuaciones que mejorasen la accesibilidad de los sitios Web a los que acceden.

A pesar de que la facilidad de uso de los sitios Web –usabilidad- no es lo mismo que la accesibilidad –que supone que puedan ser accedidas por el mayor número de personas posible-, cuando las páginas Web son más accesibles son, como regla general, más usables. Como vemos, ambos conceptos están relacionados, integrándose en lo que se denomina interfaz del sitio Web.

Son numerosas las normas legales internacionales, comunitarias y nacionales que buscan asegurar la accesibilidad de los sitios Web. Sin embargo, los estudios empíricos operados al respecto, ponen de manifiesto que todavía son limitados los portales que resultan accesibles. Para, precisamente, hacer frente a este handicap, en virtud del fenómeno de la autorregulación, se han elaborado diferentes herramientas, de carácter voluntario, que complementan la legislación. Tales figuras constituyen sugerentes manifestaciones de la RSC en las que concurren ciertas particularidades.

Se trata, por un lado, de los códigos de conducta que, entre otras materias, disciplinan la accesibilidad Web. No obstante, existe una notable heterogeneidad de las cuestiones relativas a la accesibilidad reguladas por cada uno de ellos. Y, por otro, los sellos de confianza en el ámbito de la accesibilidad aseguran el cumplimiento de los estándares de accesibilidad ideados por el W3C.

No hay comentarios: