miércoles, 19 de mayo de 2010

Un ojo cibernético

Acabo de leer en El País la noticia El pintor que oye colores. Según la noticia, Neil Harbisson ve el mundo en blanco y negro porque padece acromatopsia, una afección hereditaria e irreversible que le impide ver los colores: sólo son percibidos los colores blanco y negro. Según esta persona:
Yo no veo los colores, los oigo. Mi eyeborg convierte cada color y cada matiz en una nota musical, así que para mí la percepción del color es una experiencia sonora y no visual.