martes, 11 de septiembre de 2012

La universalidad de la Web

Desde hace unos meses colaboro con Ayudatec, un blog sobre discapacidad, accesibilidad y tecnología creado en Chile.

El pasado 3 de septiembre publicaron mi primer artículo La universalidad de la Web que copio a continuación:

En la página principal de la Iniciativa para la Accesibilidad Web, la Web Accessibility Initiative hay una pequeña cita de Tim Berners-Lee, considerado el padre de la Web y director del World Wide Web Consortium (W3C) desde su fundación en el año 1994:
The power of the Web is in its universality. Access by everyone regardless of disability is an essential aspect.
Que se puede traducir al castellano por:
El poder de la Web está en su universalidad. Un acceso por todo el mundo, independientemente de su discapacidad es un aspecto esencial.
¿Qué significa la “universalidad de la Web”? Cuando en marzo de 1989, Tim Berners-Lee le presentó a Mike Sendall, su jefe en el CERN, su informe Information Management: A Proposal que contenía su propuesta de desarrollar un sistema de hipertexto que acabaría dando nacimiento a la Web a los pocos años, uno de los problemas que Tim Berners-Lee quería resolver era la heterogeneidad en el acceso a los datos: que cualquiera, independientemente del sistema informático que usase (VM/CMS, Macintosh, VAX/VMS, Unix escribió Tim Berners-Lee en su propuesta) pudiese acceder a los datos en igualdad de condiciones.

Ese objetivo se logró, y hoy en día podemos hablar de la universalidad de la Web respecto a los dispositivos: es posible acceder a la Web no sólo desde un ordenador (con Windows, Macintosh o Linux), sino también desde teléfonos móviles, tabletas, frigoríficos, automóviles y prácticamente desde cualquier dispositivo que se pida que lo haga. No hay límites, la Web es una plataforma universal a la que se puede conectar cualquier dispositivo.

Sin embargo, en la actualidad, todavía falta algo importante para que la Web sea totalmente universal: la universalidad de la Web respecto a las personas. Existen grupos de personas que tienen dificultades para acceder a la Web o, en el peor de los casos, son incapaces de acceder. Y no me estoy refiriendo a ese 70% de la población mundial que no tiene acceso a Internet.

Cuando Tim Berners-Lee dice Un acceso por todo el mundo, independientemente de su discapacidad es un aspecto esencial se está refiriendo a esas personas, a las personas con algún tipo de discapacidad.

Si las páginas web no se desarrollan correctamente, pueden presentar problemas que impidan que ciertos grupos de usuarios las puedan utilizar en igualdad de oportunidades.

¿Cómo afectan las diferentes discapacidades al acceso a la Web? Las personas con visión reducida pueden tener problemas con los textos pequeños o con combinaciones de colores con poco contraste; las personas ciegas no pueden ver las imágenes u otros elementos multimedia como los vídeos; las personas sordas no pueden escuchar el audio de los vídeos o pueden tener problemas para comprender los textos largos y complejos; las personas con discapacidad física pueden tener problemas con las interfaces de usuario que sólo se pueden utilizar con el ratón; y muchas situaciones más.

Para resolver estos problemas, dentro del W3C se estableció en el año 1997 la Web Accessibility Initiative, que desarrolla pautas y técnicas que proporcionan soluciones accesibles para los desarrolladores web. Las pautas de la WAI son consideradas como estándares internacionales de accesibilidad web y en muchos países han sido adoptadas en su marco legislativo.

El fin último del WAI es lograr la universalidad de la Web respecto a las personas: que todas las personas, incluidas las personas con discapacidad, puedan percibir, entender, navegar e interactuar con la Web.

Si deseas aprender más cosas sobre la accesibilidad web, te aconsejo que visites mi sitio web Accesibilidad web y me sigas a través de mi blog Accesibilidad en la Web o a través de mi cuenta en Twitter.