martes, 2 de diciembre de 2014

La nueva silla de Stephen Hawking

Hace unos meses, escribí la entrada Duda, ¿un tetrapléjico podría usar un ordenador? en la que hablé sobre la silla y el equipo informático que utiliza Stephen Hawking.

Hace un par de días se publicó la noticia Así es la nueva silla con la que se comunica Stephen Hawking en la que se describe la nueva silla que le han preparado los ingenieros de Intel.

Algunos párrafos de la noticia:

Con la nueva silla, por ejemplo, el sensor que actualmente tiene en la mejilla es detectado por un conmutador infrarrojo montado en sus gafas, lo que le permite seleccionar caracteres en su ordenador. La integración de la tecnología de software lingüístico de la compañía británica SwiftKey, una app de texto predictivo, ha mejorado la capacidad del sistema para aprender del profesor, prediciendo sus próximos caracteres y palabras.

[...]

La plataforma ha sido bautizada por Intel como ACAT (por sus siglas en inglés de Herramientas de Asistencia Conscientes del Contexto). En su diseño ha participado un equipo multidisciplinar de investigadores de Intel Labs durante tres años y lo ha hecho codo con codo junto a Hawking.

[...]

El físico británico es el primero en contar con ACAT, pero la intención de Intel es que la plataforma se abra en enero a todos los investigadores y tecnólogos que trabajan en el campo de la discapacidad.

Más de 3 millones de personas en todo el planeta se ven afectados por lesiones y enfermedades motoras de origen neurológico. Estas patologías afectan a las actividades musculares voluntarias, como la capacidad para hablar, caminar, tragar y realizar todo tipo de movimientos corporales.

[Actualización 3/12/2014]

En Hawking alerta sobre los peligros de la inteligencia artificial: "Puede ser el fin de la raza humana" se dan más detalles sobre la nueva silla. Muy interesante el siguiente párrafo:

Además de pedirles a los ingenieros que mantuvieran la voz robótica de la máquina, Hawking solicitó además que no hicieran variaciones en el aspecto físico del programa, al que se ha acostumbrado tras más de dos décadas de uso.