miércoles, 13 de marzo de 2013

Usabilidad, accesibilidad, sentido común

Algo que me fastidia bastante es la actitud que adopta mucha gente ante lo que se tiene que hacer para que algo sea accesible. La respuesta de mucha gente es "eso no vale la pena", "nadie lo va a usar", "para dos o tres tontitos" (así llamó una vez Celia Villalobos, actual vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, a los discapacitados).

Por ejemplo, poner una rampa en la entrada de un edificio o un ascensor en una estación de metro no sólo ayuda a una persona que vaya en silla de ruedas, también ayuda a alguien que vaya con un carro de la compra, que vaya con un coche de bebé, que transporte una carga con una carretilla o que vaya con maletas (anda que no me he tenido que chupar escaleras para arriba y para abajo cargado con maletas en Madrid).

Claro, también hay algunas adaptaciones que sólo ayudan a un grupo de usuarios, como poner las señalizaciones en braille, pero son situaciones poco costosas y que no suelen interferir con lo que mucha gente llamaría "la forma normal".

Lo mismo ocurre con las páginas web: la mayoría de las cosas que se tienen que hacer para mejorar la accesibilidad web, pueden ayudar a todos los usuarios en diversas situaciones, y las que no benefician a todos los usuarios, no suelen ser difíciles de implementar.

Todo esto viene motivado por el artículo Cómo rellenar formularios web sin tocar el ratón, que fue publicado hace dos días en microsiervos.

¿Y cómo se rellena un formulario web sin tocar el ratón? Pues muy sencillo, con el teclado.

En el artículo pone:
¿Es eso verdaderamente posible? Aunque mucha gente piensa que no, resulta que sí: los atajos incluidos en los navegadores web lo hacen perfectamente posible – y también se puede hacer a nivel de las ventanas de diálogo del sistema operativo y las aplicaciones. Basta recordar que hay mucha gente con algún tipo de discapacidad que utiliza perfectamente el ordenador y sus programas aunque no puedan mover y apuntar con el ratón.
Y también comenta el problema que muchos formularios tienen:
Puede suceder que estas técnicas no funcionen en todos los formularios, porque en ocasiones algunos están mal diseñados, o incluso que el foco de selección «salte» de un lado a otro de forma caótica, si acaso el orden no está correctamente organizado. Pero en la mayor parte de los casos servirán sin problemas.
¿Hay alguien ahí que siga pensando que la accesibilidad es para unos pocos?

Bueno seguro que alguien dirá que esto no es accesibilidad, que es usabilidad, ¿pero cuál es la diferencia que existe entre una y otra? La usabilidad y la accesibilidad se confunden en muchas ocasiones.