miércoles, 30 de septiembre de 2009

¿Las pautas de WCAG garantizan realmente la accesibilidad?

Acabo de leer el artículo Evaluating web site accessibility: validating the WAI guidelines through usability testing with disabled users publicado en el año 2008 en el 5th Nordic conference on Human-computer interaction: building bridges.

El objetivo de este trabajo era validar empíricamente la utilidad de las pautas de accesibilidad del contenido web WCAG 1.0: comprobar si realmente las pautas son una heurística correcta para desarrollar un sitio web accesible o, si ya está desarrollado, para detectar los posibles problemas de accesibilidad.

Los resultados son bastante negativos y además parece que concluyentes, porque coinciden con estudios previos realizados por otros autores: sólo el 27% de los problemas de accesibilidad identificados por un grupo de usuarios podrían haber sido identificados mediante el uso de WCAG 1.0. La conclusión es clara según los autores:
We conclude from our findings that in its current version, the application of WCAG alone is not sufficient to guarantee website accessibility.

(Concluimos a partir de nuestras averiguaciones que en su versión actual, la aplicación exclusiva de WCAG no es suficiente para garantizar la accesibilidad de un sitio web)

Es algo que ya se intuía, pero la verdad es que un porcentaje de sólo el 27% "de éxito" es bastante bajo.

Además, en este estudio también han comprobado que hay poca o ninguna relación entre las prioridades (1, 2 y 3) de los puntos de verificación de WCAG y la importancia real de los problemas encontrados.

Por último, en este trabajo también presentan los problemas más frecuentes que tuvieron los tres grupos de usuarios con discapacidad que participaron en el estudio:

Problemas específicos de los usuarios con discapacidad visual
  • Enlaces que comienzan con la misma letra y que casi se leen igual. Estos enlaces son difíciles de distinguir.
  • Enlaces con el mismo texto que apuntan a sitios diferentes (por ejemplo, "Pulsa aquí para ir a A y pulsa aquí para ir a B").
  • Un número grande de enlaces y enlaces redundantes. Un ejemplo de enlace redundante es "leer más" que apunta al mismo sitio que el hipertexto mismo. Esto añade un trabajo extra a los usuarios que emplean lectores de pantalla.
Problemas específicos de los usuarios con discapacidad motora
  • La superficie en pantalla de un elemento/menú/botón es más grande que la superficie que en realidad se puede pulsar. En muchas ocasiones, sólo el texto se puede pulsar.
  • Los menús basados en mouse-over. Los menús que son dinámicos y no se pueden fijar en un sitio desaparecen cuando el usuario no está situado sobre ellos. Cuando ocurre esto, los usuarios tienen que empezar de nuevo desde cero.
  • Un tamaño del texto pequeño y un número grande de enlaces situados muy cerca aumente el riesgo de pulsaciones erróneas.
Problemas específicos de los usuarios con dislexia
  • El posicionamiento de los enlaces y los mecanismos de navegación. Los enlaces que se sitúan lejos en cualquiera de los lados de la página web son pasados por alto en muchas ocasiones.
  • Las páginas web abarrotadas de texto y enlaces son confusas y difíciles de leer y navegar.

No hay comentarios: